RSS

¿Cómo nos afecta el cambio horario en otoño?

29 Oct

   La entrada de la estación otoñal es una época del año en la que podemos sentirnos diferentes: con menos ganas de hacer cosas, pocas ganas de salir y quizás, incluso, con algo de malhumor.

   Es normal notar estos cambios, los provoca el acortamiento de los días (menos horas de luz) y la entrada del frío. Siempre hay quien es más propenso a que esto les afecte.

   Los cambios que se pueden notar son:
   –   Estado de ánimo decaido.
   –   Baja iniciativa
   –   Baja energía vital.
   –   Preferencia de comer especialmente dulces y alimentos 
        con muchas calorías.
   –   Aumento de peso.
   –   Ansiedad.
   –   Tristeza.
   –   Desinterés por las relaciones sociales.
   –   Alteración del carácter. Especialmente se presenta irritabilidad.
   –   Cansancio, letargo, desesperanza, desmotivación.
   –   Agravación del trastorno premenstrual.

   Estos cambios o síntomas se presentan de forma breve, puntual o leve, pero hace falta comentar que si la sintomalogía se agrava o afecta directamente a la vida cotidiana, podemos hablar del Trastorno Afectivo Estacional (TAE). Este es un trastorno que aparece en esta época del año y que aunque su sintomatología es parecida a los cambios mencionados, tiene pequeñas variaciones.

Sintomatología del TAE:

  • Desmotivación.
  • Reducción del tono vital.
  • Sensación de profunda tristeza.
  • Limitación de la energía psíquica y física.
  • Graves problemas de concentración.
  • Alteraciones del sueño.
  • Sentimientos de culpa y de incapacitación.
  • Ideas de muerte.
  • Malestar general.
  • Irritabilidad.
  • Problemas alimentarios.
  • Disminución deseo sexual.

¿Qué provoca estos cambios?

   La reducción a la exposición a la luz. Debido a que el otoño tiene menos horas de sol, nuestro reloj biológico se altera. La ausencia de luz hace que el cerebro procese la información de manera diferente. Con la información de luz u oscuridad, el cerebro envía órdenes de liberar o no las hormonas que regulan las funciones del sueño, el hambre o la temperatura corporal. Una de estas hormonas es la melatonina, que se segrega en las horas de oscuridad. Por lo tanto, si el cerebro no recibe tanta luz, la actividad de esta hormona es mayor y:

  • Hará disminuir la temperatura corporal.
  • Alterará nuestros ciclos de sueño.
  • Inhibirá la actividad de la serotonina (relacionada con el bienestar anímico).

¿Qué podemos hacer para sentirnos mejor en esta época ?

  • Exponernos a la luz del día media hora como mínimo.
  • Iluminar tanto como se pueda la casa, ya sea con luz natural o artificial, sobre todo la cocina o dónde se come.
  • Buscar alternativas menos calóricas como la fruta y, sobre todo, beber y comer caliente.
  • Buscar actividades que nos puedan estimular como el deporte, el masaje o la meditación.
  • Si hay ocasión de viajar en los meses de invierno, escoger lugares de buena temperatura y con mucho sol.

Para acabar, recordar que si esta sintomatología aparece en las épocas frías, tener presente también que desaparece con la llegada del calor y las épocas de más luz.

Fuente: SAPP

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en 29 octubre 2011 en ARTICULOS PSICOLOGIA

 

Etiquetas: ,

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: