RSS

Depresión: La epidemia del siglo XXI

04 Dic

   Hace tiempo que la Organización Mundial de la Salud advierte de que la depresión será la segunda enfermedad de Occidente. De hecho, las consultas relacionadas con la depresión, la ansiedad y el estrés van en aumento en España.

   Muchos cuestionan que se siga hablando de crecimiento de un país según parámetros económicos, como el Producto Interior Bruto, que nada dicen del bienestar real de las personas. Por eso, inciativas como la del índice de felicidad interior bruta de Bhutan son más que bienvenidas.

 

¿Qué es la depresión?

   Ocasionalmente, todos nos sentimos melancólicos o tristes, pero estos sentimientos, por lo general, son pasajeros y desaparecen en unos días. Cuando una persona tiene un trastorno depresivo, este interfiere con la vida diaria y el desempeño normal y causa dolor tanto para quien padece el trastorno como para quienes se preocupan por él o ella. La depresión es una enfermedad común y grave. La mayor parte de quienes la padecen necesitan tratamiento para mejorar.

Causas de la depresión

   La depresión no tiene una sola causa: son varios los factores que confluyen para que una persona padezca depresión. Existen tres factores principales que favorecen la aparición de la depresión:

  • Factores genéticos: Algunas personas tienen más probabilidades de padecer depresión debido a una predisposición presente en sus propios genes.
  • Factores biológicos: Se sabe tanto que determinadas neuronas pueden presentar una alteración en los neurotransmisores, como que en la depresión existe una alteración profunda de los ritmos biológicos.
  • Factores sociales y personales: Determinadas situaciones especialmente complicadas o difíciles en la vida de las personas pueden facilitar su aparición.
  • Otros factores: Cambios en el entorno que pueden acabar resultando detonantes de estrés.

Sintomatología de la depresión

   Las personas que padecen depresión tienen una visión negativa de sí mismos y del mundo. Pierden la capacidad de experimentar placer en aquellas cosas que antes les resultaban motivantes. La existencia pierde sentido y se tiñe de color gris oscuro. Se sienten aislados. Necesitan encontar paz interior, un horizonte, recuperar la capacidad de sentir,… La depresión está estrechamente relacionada con la ansiedad. Ambas se alimentan de pensamientos negativos circulares del tipo “no tengo futuro”, “no tengo fuerzas”, “no valgo para nada”,…

   En muchas ocasiones, quienes padecen depresión no son diagnosticados debido a que se alejan de los síntomas más habituales e irrumpen en comportamientos agresivos, adicción al trabajo,…

   Los síntomas de la depresión se pueden agrupar en tres categorías: 

a) Estado de ánimo y afectividad baja: tristeza, baja autoestima, autorreproches, pérdida de placer e interés, sensación de vacío, apatía, ansiedad, tensión, irritabilidad, culpa.

b) Capacidad cognitiva afectada y pensamientos negativos: concentración disminuída, problemas de memoria y atención, indecisión, pesimismo, crisis de ideales y de valores, pensamientos suicidas.

c) Manifestaciones somáticas: alteración de algunas funciones básicas (insomnio, hipersomnia, aumento o disminución del apetito, disminución del deseo sexual), dolores corporales (dolor de cabeza, lumbalgia, dolores articulares) y síntomas viscerales (principalmente gastrointestinales y cardiovasculares).

   Es necesario atender a estas tres áreas (emoción, pensamiento y cuerpo) como un todo, además de tener muy en cuenta las relaciones y apoyos sociales con los que cuenta el paciente.

Tipos de depresión

   Existen tres tipos de depresión:

Depresión reactiva: Es la más común y parece coincidir con un acontecimiento adverso de la vida, tal como la muerte de un ser querido (diferenciar del duelo patológico), divorcio, problemas familiares, desempleo,… El inicio de la depresión no tiene porqué ocurrir inmediatamente después del acontecimiento, sino, a veces al cabo de unas semanas o meses. Principalmente, estos pacientes suelen mostrar insomnia al inicio de la noche, sentimientos de lástima de sí mismos y ansiedad.

Depresión endógena: Este tipo de depresión tiene un origen biológico. Se produce por un trastorno en la bioquímica cerebral. Estas depresiones no son desencadenadas por ningún acontecimiento externo. Por lo general, presentan ciclos temporales regulares. Está asociada a despertares muy en la mañana, retardo psicomotor, depresión del humor severa, sentimientos de culpa, remordimiento y desprecio, dificultad en la concentración, pérdida en el interés y cambios en el peso.

Depresión orgánica: Cuando se hace un diagnóstico de depresión es importante descartar las bases orgánicas: una enfermedad médica (lesión cerebral, hipotiroidismo,…) o consumo de sustancias (alcohol, medicamentos, drogas,…).

Tratamiento de la depresión

   La gran mayoría de las personas que sufren depresión, incluso aquellos casos más graves, pueden mejorar con tratamiento. Intensivas investigaciones de la enfermedad han dado como resultado el desarrollo de medicamentos, psicoterapias, y otros métodos para tratar a las personas de este trastorno incapacitante. Es importante decir que no existen remedios rápidos y milagrosos.

   Al igual que con muchas enfermedades, cuanto antes pueda comenzar el tratamiento, más efectivo es y las probabilidades de prevenir una recaida son mayores.

   Ningún abordaje aislado puede contrarrestar eficazmente la depresión. Esto es más cierto, cuanto más grave es la depresión. Terapias complementarias entre sí y beneficiosas son: la psicoterapia y la psicofarmacología. La psicofarmacología aporta estabilidad emocional y la psicoterapia ofrece un trabajo personal profundo y la incorporación de recursos para acompañar a la persona hacia la autodependencia y una mayor calidad de vida. Suelo utilizar la siguiente metáfora con mis pacientes: los fármacos serían el flotador que nos mantiene a flote en la piscina, mientras (o durante) la psicoterapia nos aporta el cómo nadar en ella por nosotros mismos. 

M. Angeles Molina. 

Directora y Psicóloga de PSINERGIA

Anuncios
 
1 comentario

Publicado por en 4 diciembre 2011 en ARTICULOS PSICOLOGIA

 

Etiquetas: , , ,

Una respuesta a “Depresión: La epidemia del siglo XXI

  1. US Time Zones

    17 diciembre 2011 at 9:20

    i like it

     

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: