RSS

¿Sabes cuántos cerebros tienes?

25 Mar

   La brillantez humana, el compromiso y creatividad pueden estar inducidos mucho menos por nuestra mente que por otros centros de inteligencia recién descubiertos: el segundo y tercer cerebro, ubicados en los intestinos y el corazón. Este artículo desmonta la visión tradicional que tenemos de cómo percibimos, procesamos y damos respuesta a nuestra realidad.

   Según el modelo tradicional, cuando tenemos una experiencia, esta nos llega a través de los cinco sentidos primarios y entra en el sistema nervioso, siendo procesada la información por el cerebro craneal y respondemos con una conducta determinada. Conclusión, todo se procesa y elabora en la cabeza.

Sin embargo, y gracias a los avances en neurociencia, ahora sabemos que la inteligencia está distribuida por todo el cuerpo. Cuando tenemos una experiencia directa, esta no va directamente al cerebro de la cabeza. Primero llega a las redes neurológicas del tracto intestinal y del corazón. Cada contacto con la vida nos crea un sentimiento visceral. Puede que lo percibamos como un “hormigueo en el estómago” o como un “nudo” de tensión intestinal o una excitación. O, si estamos muy adiestrados para permanecer siempre en la cabeza (personas racionales y poco emocionales), puede que no lo notemos en absoluto.

El Segundo Cerebro: El intestino.

   En todas las culturas antiguas y modernas se ha tenido la conciencia, al menos popular, de que “nuestras tripas son capaces de experimentar emociones”. Al recibir una buena noticia, un cosquilleo placentero invade la barriga, como si en su interior revolotearan miles de mariposas. Por el contrario, las situaciones de tensión, miedo o aflicción hacen que el estómago se encoja y sintamos como si un roedor escarbase en nuestras entrañas. La repulsión hacia algo o alguien puede llegar a producir náuseas e incluso provocar el vómito. Este mar de sensaciones estomacales empieza ahora a encontrar una explicación dentro de los límites de la ciencia.

   Fruto de décadas de trabajo, los científicos están en condición de afirmar que, por inaudito que pueda parecer, en el tracto gastrointestinal se aloja un segundo cerebro muy similar al que tenemos en la cabeza. Efectivamente, el tubo digestivo está literalmente tapizado por más de 100 millones de células nerviosas, casi exactamente igual que la cifra existente en toda la médula espinal.

   En esta mujer de cristal que se exhibe en el Museo Alemán de la Higiene, en Dresde, se aprecia el parecido visual entre nuestros dos cerebros, el que habita en la cabeza y el intestinal. En realidad se trata de una metáfora de las similitudes existentes a nivel bioquímico y celular.

                                                     

   Hasta hace poco, los expertos incluían el cerebro del intestino dentro del Sistema Nervioso Periférico: “Pensábamos que el aparato gastrointestinal era un tubo hueco con reflejos simples. A nadie se le ocurrió contar las fibras nerviosas que lo recorren”, confiesa David Wingate, profesor de la Universidad de Londres.

   Todos los complejos procesos digestivos están bajo control, en mayor o menor grado, del cerebro abdominal, también conocido como Sistema Nervioso Entérico (SNE). Pero su cometido va más allá. Al igual que el recluido en las paredes craneales, el cerebro entérico produce sustancias psicoactivas que influyen en el estado anímico, como los neurotransmisores serotonina y dopamina, así como diferentes opiáceos que modulan el dolor. Además, sintetiza benzodiazepinas, compuestos químicos que tienen efectos tranquilizantes.

   El cerebro intestinal es independiente, y a la vez está interconectado con el cerebro craneal. Este complejo circuito le permite aprender, recordar e influir sobre nuestras percepciones y conductas. Podemos hablar de una inteligencia visceral, que moviliza el cuerpo (acción) y la fuerza de voluntad. Está relacionada con la acción, motivación, la lucha por la supervivencia, de encontrar nuestro espacio entre los demás, y para marcar límites saludables entre el tú y el yo. Cuando no hay equilibrio se relaciona principalmente con la rabia (mayor producción de bilis). Cuando está equilibrada nos conecta con nuestra vitalidad, el paso a la acción, la voluntad,…

   Primero, una experiencia nos produce una reacción visceral, y después, es valorada en el corazón.

El Tercer Cerebro: El corazón.

   Ya lo dijo Pascal: “el corazón tiene razones que la razón no entiende”. El corazón es mucho más que una simple bomba. Actualmente, es reconocido por los científicos como un sistema altamente complejo, con su propio y funcional cerebro.

   En los años noventa, los científicos del nuevo campo de la Neurocardiología descubrieron que el corazón es un órgano sensorial y un sofisticado centro para recibir y procesar información. El sistema nervioso dentro del corazón lo habilita para aprender, recordar y realizar decisiones funcionales independientemente de la corteza cerebral. Está compuesto por un conjunto de más de 40.000 células nerviosas llamadas barorreceptores, junto con una red compleja de neurotransmisores, proteínas y células de apoyo.

   Numerosos experimentos han demostrado que las señales que el corazón envía constantemente al cerebro craneal influyen en las funciones de los centros más importantes de este, aquellos que involucran procesos emocionales, de percepción y conocimiento. Aparte de la extensa red de comunicación nerviosa que conecta al corazón con el cerebro y con el resto de cuerpo, el corazón transmite información al cerebro y al cuerpo interactuando a través de un campo eléctrico.

   En el feto, el corazón humano se desarrolla antes que el sistema nervioso y el cerebro pensante. La energía eléctrica en cada latido del corazón y la información que contiene llega en forma de pulsación a cada célula del cuerpo. Con cada latido del corazón existe otra forma de comunicación en todo el cuerpo, una onda que viaja a través de las arterias más rápido que la sangre. Cada una de nuestras billones de células siente esta onda de presión. Esto crea otra forma de lenguaje, de comunicación interna en forma de ondas de presión cuyos patrones varían con cada compleja, rítmica e intrincada pauta del corazón.

Los patrones rítmicos de los latidos del corazón cambian significantemente, mientras experimentamos diferentes emociones:

Sentimientos negativos, como la ira o la frustración, están asociados con un errático, desordenado e incoherente patrón en el ritmo cardiaco. En contraste, sentimientos positivos como el amor o el aprecio, están asociados con un suave, ordenado y coherente patrón en la actividad del ritmo cardiaco. A su vez, estos cambios en el patrón del ritmo cardiaco crean los cambios correspondientes en la estructura del campo electromagnético irradiado por el corazón, que puede ser medido mediante una técnica llamada análisis espectral.

   El corazón también utiliza otra ruta para comunicarse: los mensajeros químicos del sistema hormonal. Uno de ellos es el péptido natriurético auricular, un impulsor primario del comportamiento motivado. Por eso el corazón desempeña un papel crucial a la hora de movernos hacia la autosuperación. Así que los sabios a lo largo de la historia tenían razón: si no sentimos nuestros valores y metas, no podemos vivirlos.

   El corazón genera el más poderoso y más extenso campo eléctrico del cuerpo. Comparado con el producido por el cerebro craneal, el componente eléctrico del campo del corazón es 60 veces más grande en amplitud y penetra a cada célula del cuerpo. Aún más, el campo electromagnético del corazón es el más poderoso de todos los producidos por el cuerpo. Los cambios eléctricos de los sentimientos transmitidos por el corazón humano pueden sentirse y medirse al menos a un metro y medio de distancia, e incluso a tres metros.

   Hablamos de una inteligencia emocional, ya que está en conexión con los vínculos que establecemos con los demás, el sentir, la emocionalidad, la motivación social,… Cuando está desequilibrada se relaciona principalmente con problemas con la tristeza. Cuando hay equilibrio nos conecta con el amor, la empatía, la sociabilidad, la pasión,…

La médula y el Sistema Reticular Activado

   La tercera parada para los impulsos nerviosos es un área en la base del cerebro de la cabeza conocida como la médula. Dentro de esta, existe un enlace vital con lo que se conoce como Sistema Reticular Activado (SRA).

   El SRA está conectado con los principales nervios de la columna vertebral y el cerebro craneal. Organiza los 100 millones de impulsos que asaltan al cerebro cada segundo, desviando lo trivial y dejando pasar lo vital para alertar a la mente. Esta parte del cerebro ha evolucionado a lo largo de milenios con una tendencia inherente a ampliar los mensajes negativos de entrada y atenuar al mínimo los positivos. En épocas primitivas, rodeados por peligros casi constantes para la supervivencia, esta amplificación de los mensajes negativos ayudó mucho a la especie humana. En el mundo de hoy, esta reacción tan enraizada tiende a complicar las cosas. Unas cuantas palabras de crítica son amplificadas por el SRA, que las convierte en un mensaje simple: “¡peligro! ¡peligro!”. Nos erizamos y nos volvemos ansiosos y defensivos. Por el contrario, el SRA reduce un cumplido a poco más de un susurro. Por esta razón, al final de un día de trabajo, en el que cien cosas salieron bastante bien y una fue mal, es bastante generalizado que nos preocupemos por aquello que fue un poco mal. Si no aprendemos a manejar la influencia del SRA sobre nosotros, este puede llegar a dominar nuestras percepciones y paralizar nuestro progreso.

El Primer cerebro: La Mente

   La comunicación neural viaja del SRA hasta el Sistema Límbico, desde donde percibimos el mundo y damos forma a nuestra respuesta al mismo. El Sistema Límbico es también asiento de todas las emociones en el cerebro. Este sistema funciona 80.000 veces más rápido que la corteza cerebral.

   Por último, la cascada neural de impresiones procedentes de nuestra experiencia llega a la zona pensante del cerebro, conocida como la corteza cerebral. Antes de eso, cada experiencia ha sido sentida e interpretada por los intestinos y el corazón y las otras regiones cerebrales. En otras palabras, lo último y no lo primero ni lo más destacado que hacemos es pensar.

   Hablamos de inteligencia mental, al pensar, reflexionar, resolver problemas, sacar conclusiones,… Se manifiesta en forma de pensamiento (razonamiento). Cuando no está equilibrada, se la relaciona principalmente con problemas con el miedo. Cuando está balanceada conectamos con la tranquilidad mental, reflexión pausada y con nuestra motivación para aprender.

   Siempre que confiamos demasiado en mente, aparecen luchas innecesarias. Una razón, es que siempre que opera sin estar equilibrada por los cerebros intestinal y cardiaco, el intelecto realiza principalmente actos “cómodos”. Puede evocar todo tipo de ideologías, filosofías, teorías, hipótesis, advertencias, principios y creencias, pero aunque sean elocuentes y bienintencionados, no cuentan mucho por sí solos. Tenemos que sentir aquello que importa para poder vivir de forma que importe.

   Aunar mente, intestinos y corazón nos permite decidir y vivir como personas completas. Así que escucha todas tus fuentes de sabiduría e intuición y no sólo una. Escucha con atención a cada una de estas tres fuentes de inteligencia.

Ejercicio para ayudar a sincronizar corazón, mente y cuerpo: Respirando con Actitud.

   Las investigaciones del Instituto HeartMath sugieren que la coherencia psicofisiológica es importante para mejorar la conciencia. Respirando con Actitud, es una herramienta que le ayuda a sincronizar su corazón, mente y cuerpo para darle una coherencia psicofisiológica más poderosa. Utiliza esta técnica unas 5 veces al día para realizar un cambio de actitud duradero. El corazón automáticamente armonizará la energía entre el corazón, mente y cuerpo, incrementando la conciencia y la claridad.

La Técnica de Respirar con Actitud

1. Enfoca tú atención en el corazón cuando inhales y en el plexo solar cuando exhales. El plexo solar se encuentra unas 4 pulgadas debajo del corazón, justo debajo del esternón donde los lados derecho e izquierdo de la caja torácica se juntan.

2. Practica esta respiración durante 30 segundos o más para ayudar a anclar tú atención y tú energía ahí.

3. Después escoge alguna actitud o pensamiento positivo para inhalar y exhalar durante esos 30 segundos o más. Por ejemplo, puedes inhalar una actitud de gratitud y exhalar una de humildad.

4. Selecciona actitudes para respirar que te ayuden a compensar las emociones negativas y de desequilibrio de las situaciones por las que estás atravesando.
Practica diferentes combinaciones de actitudes que quieras desarrollar. Puedes decir internamente: “Respiro Sinceridad”, “Respiro Coraje”, “Respiro Tranquilidad”,… o cualquier actitud o sentimiento que quieras o necesites. Incluso si no sientes el cambio de actitud al principio, te ayudará a alcanzar un estado en el cuál tendrás más objetividad y ahorrarás energía.

M. Angeles Molina

Directora y Psicóloga de PSINERGIA

Fuentes: Revista Mente Sana. Artículo: “Pensar con el corazón” de Robert K. Cooper.

Investigaciones realizadas por el Instituto HeartMath http://www.heartmath.org

 “Curación emocional” de Rollin McCraty

Agradecimiento especial a Miguel Angel Alfocea por su colaboración

Anuncios
 
5 comentarios

Publicado por en 25 marzo 2012 en ARTICULOS PSICOLOGIA

 

Etiquetas: , , ,

5 Respuestas a “¿Sabes cuántos cerebros tienes?

  1. Lindaura

    26 marzo 2012 at 14:35

    Hola,asisti a una reunión sobre ZEN y allí hablaban y nos decian sobre la necesidad de aprender a respirar,uds lo dicen mas claro,me gustaria conocer mas de uds.,gracias.

     
    • Psinergia

      26 marzo 2012 at 21:14

      Bienvenida Lindaura,

      Aprender a respirar correctamente es muy importante a nivel físico y mental. El oxigenar adecuadamente nuestro cuerpo es importante para aportar el oxigeno necesario y que nuestras células puedan generar energía y facilitar, entre otras cosas, las sinapsis (o comunicación) entre neuronas. Si nos paramos a pensar en la importancia de la respiración, podemos darnos cuenta que fue el primer contacto relacional con el mundo (fuera de la madre). Al nacer tomamos oxigeno del ambiente y nuestros pulmones se ponen en marcha por vez primera. A la vez, nosotros aportamos dióxido de carbono en nuestra espiración. Es una relación: tomar y dar. Se trata de un proceso vital, por lo que la respiración tiene una conexión directa con la vida. Se dice que quien respira superficialmente, vive superficialmente. Nuestro ritmo de vida nos aleja de un contacto profundo con el presente, y esto último pasa por una respiración profunda. Por esto, subrayamos lo importante de atender a nuestra respiración. Podemos hacerlo a través de la meditación, del yoga, taichi,… y en general, todas las practicas orientales. También lo podemos hacer simplemente dedicando un espacio a lo largo del día (cada vez que lo necesitemos) para tomar contacto con nuestra respiración.

      Puedes conocernos más de cerca en http://www.centropsinergia.com o bien puedes escribirnos a info@centropsinergia.com y te responderemos a cualquier consulta que nos quieras hacer llegar.

      Un saludo.
      M. Angeles Molina.
      Directora y Psicóloga (col. 1642) de PSINERGIA.

       
  2. maria teresa

    13 julio 2012 at 7:17

    EXCELENTE INFORMACIÓN, GRACIAS

     
  3. Anónimo

    11 julio 2013 at 4:20

    muy largo pero completo

     
  4. Ray

    4 diciembre 2016 at 1:55

    Muy buena información
    !!

     

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: