RSS

Haz tu Consulta

     Abrimos este apartado para dar respuesta y asesoramiento psicológico a aquellos que lo necesiten. Escribe tu consulta más abajo (en el área “Deja un comentario”) y te atenderemos a la mayor brevedad que nos sea posible.

     Este no es un espacio de tratamiento terapéutico, sino de orientación y asesoramiento psicológico.

     Las consultas serán atendidas exclusivamente por los profesionales del Centro.

     Para garantizar la confidencialidad sólo requerimos un nombre (no los apellidos) y tu correo electrónico (que no aparecerá publicado en la página).

     Si lo prefieres, puedes enviarnos tu consulta a nuestro correo electrónico info@centropsinergia.com

Anuncios
 

12 Respuestas a “Haz tu Consulta

  1. Silvia

    22 diciembre 2012 at 9:43

    Hola, he encontrado este blog por casualidad y al ver este apartado se me ha abierto una ventanita, ya que llevo una temporada pasandolo bastante mal… ando todo el dia mareada, con la sensacion de que me voy a caer, inestable, sobre todo cuando estoy por la calle, en casa me siento mas comoda, pero el mero hecho de pensar que tengo que salir a la calle me produce una gran ansiedad… hace unos años me paso lo mismo, y m diagnosticaron depresion, y estuve cn medicacion que me fue muy bien…luego la deje porque ya estaba bien, y ahora hace unos meses me ha vuelto a pasar…estoy tomando la misma medicacion y al principio parecio que me hizo efecto, pero ahora estoy igual o peor…esto que me pasa es normal?? es una depresion? que puedo hacer??muchas gracias!!! un saludo

     
    • Psinergia

      10 septiembre 2013 at 8:42

      Buenos días Silvia,
      Gracias por compartir con nosotros tu experiencia.
      Los síntomas que refieres son propios de estados de ansiedad. Desconozco muchos datos, para aventurarme a dar un diagnóstico. El hecho es que ya fuiste diagnosticada por un profesional y la medicación para la depresión te fue bien. Suelo decir a mis pacientes que la medicación, en muchos casos, es una especie de flotador que nos ayuda a mantenernos a flote por un tiempo. MIENTRAS aprendemos a nadar por nosotros mismos: explorando aquello que nos condujo hasta este malestar y afrontando todo lo que de eso se derive. Lo que quiero decir es que es importante abordar el origen del problema. De otra forma, la medicación actúa como pantalla y tenemos la sensación ficticia de que se ha solucionado. Así, cuando se retira, emerge de nuevo el malestar. Es la prueba de que no hemos atendido al problema. Mi sugerencia es que te plantees la posibilidad de acudir a psicoterapia para que puedas hacerte consciente de cuál o cuáles son los factores que han dado lugar a esa depresión.
      Deseándote lo mejor,
      Un saludo.
      M. Angeles Molina.
      Directora y Psicóloga (col.1642) de PSINERGIA.

       
  2. Estefania

    3 enero 2013 at 21:52

    sueño que no me puedo despertar, pero me puedo mover, es decir, yo me veo tumbada en la cama y me intento acomodar encima de mi cuerpo para intentar volver a el y despertarme, entonces cada vez que lo intento de ponerme exactamente en el misma postura y despertarme me entran escalofrios, yo se que es un sueño y dejo de ibtentarlo, me dejo llebar y de repente me despierto y sigo durmiendo, asi reprtidas veces hasta q me despierto decinitivamente. Me ocurre muchas veces, tambien escucho la alarma del movil y cuando me llaman pero algo me impide despertarme y cojerlo. El caso es que no si se trata de una “paralisis del sueño” porque si que me puedo mover mientras estoy en el sueño, veo gente a la que pido ayuda pero nadie me habla(soñando). Cual puede ser la explicacion cientifica de lo que me pasa?

     
    • Psinergia

      9 enero 2013 at 16:26

      Hola Estefanía,

      Te doy la bienvenida al Blog de Psinergia.

      Según lo que nos cuentas, pudiera tratarse de Sueños Lúcidos. Te recomendamos la lectura de uno de los artículos del blog sobre este tema clickeando sobre el enlace.

      Esperamos que te ayude a dar respuesta a tus dudas.
      Un saludo.
      M. Angeles Molina.

       
  3. Rocio Mancera

    2 septiembre 2013 at 18:06

    buenas tarde mi nombre es Rouss y mi consulta es saber si las crisis de anciedad se puede curar si tengo claro el motivo por el cual me da .
    Creo estar enamorada de un hombre el cual no me corresponde y cada vez q lo veo me da la crisis y me pongo muy mal , esa reacción me dura al rededor de 20 min y luego me quedo muy sensible el resto del dia .
    Yo aun no logro entender si es amor o solo es un capricho.
    agradezco mucho su amable atención.

     
    • Psinergia

      10 septiembre 2013 at 9:33

      Buenos días, Rocío.
      Entiendo perfectamente tu angustia. Vivir una crisis de ansiedad es una experiencia extremadamente desagradable y limitadora.
      Afortunadamente, es un problema que tiene solución. Para superarlo no sólo es importante saber qué es lo que ha podido conducirte hasta ahí, sino trabajar sobre ello.
      Puede resultarnos muy obvio que es una situación concreta la que suscita una reacción de este tipo (a veces, ni siquiera la hay). Y, evidentemente hay que atenderla. La clave está en que seamos capaces de mirar un poco más allá… Por ejemplo, dices que cada vez que ves a ese hombre que no te corresponde “te da la crisis”. Podríamos explorar aspectos como: el cómo vives el rechazo, si en tu historia vital te has sentido abandonada, no vista o atendida por alguien importante, si el apoyo lo pones fundamentalmente fuera de ti (no dentro), cómo son tus relaciones con los hombres, si generas relaciones de dependencia,… No doy nada por hecho, sólo hablo de posibles aspectos que podrían ser suceptibles de explorar. Las crisis son una manifestación (una señal) de que algo en ti necesita ser atendido. Y cuando tomas conciencia de cuáles son los nudos que has de atender, entonces puedes trabajar sobre ellos. Los resultados son muy positivos con un tratamiento psicoterapéutico adecuado. Actuar con valentía y honestidad con uno mismo son claves para afrontar este camino.
      NOTA: Valentía no es la ausencia de miedo, sino tenerlo y afrontarlo.
      Un saludo.
      M. Angeles Molina.
      Directora y Psicóloga (col.1642) de PSINERGIA.

       
  4. Jóse

    1 abril 2014 at 12:40

    Hola Amigos, y os llamos amigos porque desde hace tiempo vengo leyendo vuestros artículos aunque sea hoy cuando me he suscrito a ellos.
    tengo una cuestión que plantearos a ver si pudiera recibir alguna ayuda..
    estoy en proceso de separación… y he llegado al hora de decidir el tema del divorcio..
    estoy con muchas ganas de hacerlo, porque está siendo muy doloroso..
    quiero plantearle a mi pareja el divorcio ya después de casi 4 meses de separación…
    y no sé si no tengo ganas de hacerlo, o me da miedo o mucho respeto.. o qué es lo que será pero no quiero hacerle daño…
    ella está empeñada en volver, pero tras varios intentos siempre acaba igual, con separación y copn vidas cada uno por su lado…
    Podéis ayudarme e indicarme cómo dar el paso? sería mucho pedir que no fuera traumático, pero eso quizás ya sea mucho…
    Muchas gracias por vuestra atención

     
    • Psinergia

      23 abril 2014 at 8:43

      Buenos días, Jose.
      Bienvenido y gracias por tu confianza.
      Lo que puedo apreciar de tus palabras es que la situación se está dilatando en el tiempo y esto está suponiendo dolor para ambos. El separarse o divorciarse de la pareja es una de las situaciones vitales más estresantes por las que puede pasar una persona. Ciertamente supone un terremoto emocional: el horizonte deja de ser compartido y hemos de redefinirlo, afrontamos la pérdida de una relación,…
      Es muy importante la coherencia entre lo que sentimos, lo que pensamos y lo que hacemos. Cuando esto no es así, es cuando aparece la angustia. Así que lo primero es que te plantees qué es lo que necesitas TU. Y digo tú en mayúsculas, porque tengo la sensación de que intentas cuidar de que tu pareja no se lastime. Y quizás estés pensando más en ella que en ti. Las despedidas conllevan un proceso de duelo. Ambos pasaréis por ahí, cada uno a su manera. Y eso es algo que no puedes hacer por tu pareja. Ese planteamiento de querer evitar el dolor es lo que puede convertirse en un enganche en la relación. Y puede ser muy destructivo para ambos. Otra cuestión es la del cómo decirlo para facilitar el diálogo. Podrías empezar por escribir aquellas cosas que te llevas de la relación. Eso te ofrecerá una perspectiva, no de reproche, sino de agradecimiento. También puedes escribir cómo te sientes con respecto a ella HOY (no respecto a la persona que conociste) y qué es lo que te lleva a tomar esa decisión de separarte. Propón un día en el que ambos podáis concederos un rato para charlar tranquilamente. Sin prisas. Hazle saber tu decisión con claridad. Tu intención es no hacerle daño, pero puedes provocar precisamente esto si no eres claro. Ella necesita saber cuál es la situación real, no mantenerse en una fantasía de algo que ya no es. Necesita saber a qué se ha de enfrentar. Habla con el corazón en la mano, enfocando un cierre de etapa en vuestras vidas. Es importante que seas claro en esa nueva forma de relacionaros. Habéis dejado de ser pareja, y hay que reformular los límites. Por ejemplo, si tenéis hijos, tendréis que seguir relacionándoos para poneros de acuerdo en la educación de vuestros hijos. La fórmula está en ser firme y fiel a ti desde el cariño.
      Te deseo lo mejor. Un saludo.
      M. Angeles Molina.
      Directora y Psicóloga del Centro de Psicología PSINERGIA.

       
  5. laura

    22 julio 2014 at 2:52

    Hace casi 2 años que falleció mi esposo, estoy en tratamiento terapéutico junto con mi hija de 19 años nos ha costado mucho esfuerzo superar todo este proceso de la pérdida, estar en terapia me ayuda pero siento un vacio tremendo, tantos años juntos para que en un momento todo desapareciera.Tomo medicamento para la depre y a veces siento que ya no puedo mas me despierto y me pregunto que es lo que hago aqui aun extraño su presencia ya no tengo a quien abrazar en la noches, mis hijas cada quien vive su vida aunque estan pendientes no es lo mismo, quisiera morirme pero hasta eso me da miedo.GRACIAS

     
    • Psinergia

      11 noviembre 2014 at 11:28

      Bienvenida, Laura.
      Entiendo que estás pasando por momentos difíciles. Todas las pérdidas son dolorosas, pero cuando esta es la de un ser querido… la intensidad es máxima. Cada persona vive de una forma distinta este proceso de duelo. Se hacen muy presentes sentimientos de desesperación, de un dolor punzante, de tristeza, angustia, rabia, o , incluso, la anestesia emocional. En tu caso, hablas de que todo gira entorno a la pérdida de tu pareja y la sensación de vacío que ha dejado en tu vida.

      Es importante que todo esto esté presente en este momento. Que seas consciente de qué está pasando dentro de ti. Es posible que sientas que los sentimientos te desbordan, pero todo esto es algo necesario en este momento. Huir del dolor hace que no sea posible atender a algo que está muy presente en ti. Sería tanto como darte la espalda a ti misma. Así que te animo a que sigas compartiendo esta vivencia con quienes te sientes apoyada. En especial, con tu terapeuta. Huir sólo te mantiene anclada al sufrimiento. No se puede curar una herida, si no se mira y se atiende. Me gustaría recomendarte un libro que suelo compartir con mis pacientes: “Vivir el duelo” de Christophe Fauré. Creo que puedes encontrar en él muchas claves para ir abordando este difícil momento vital por el que estás pasando. Conectar con esa tristeza, pero también con el amor latente en ti, te hará más fuerte. No hablo de regodearte en el sufrimiento, sino que te permitas vivir lo que hay en este momento. Hay una frase que dice que “lo que niegas, te somete”. Te envío un gran abrazo y el deseo de que encuentres la paz, a través de este encuentro contigo misma.
      M. Angeles Molina.
      Directora y Psicóloga de PSINERGIA.

       
  6. fana

    4 julio 2016 at 21:18

    Buenas tardes, llevo desde enero de este año cuando me toco sentir la desagradable sensacion de una crisis de ansiedad, te comento mis sintomas, mi trabajo es un poco agotador sentada 8 horas diarias en un computador y pues siempre me agota, llego el mes de enero y no habia nada que hacer lo cual tambien me abrumo muchisimo ya que no producia en mis ventas y dejaba de generar ingresos, un dia sali al banco y habia demasiadas personas, olores desagradables y era un lugar muy pequeño, empece a sentir que estaba en el lugar pero a la vez no, sentia como que flotaba o que era algo irreal, sentia que mi cuerpo se desvanecia y mi corazon empezo a latir muy fuerte, sudaba frio y no entendia lo que me pasaba, solo llame a mi esposo y le dije: me siento mal buscame no se que hacer, sali camine y me dio dolor en mi pecho y brazo izquierdo, no podia respirar normalmente, al cabo de unos minutos mi esposo llego me llevo a la clinica me tomaron la tension. me realizaron un electrocardiograma y todo salio normal y bien, el medico no entendia los sintomas y me indico que al parecer era la insulina, pero yo sabia que no era nada normal lo que me habia sucedido,asi que investigue por internet y cai en las crisis de ansiedad y panico, eran exactamente los sintomas como yo los senti, he tenido varias crisis como 4 en este tiempo, son leves pero igual son muy molestas, me duele la cabeza a veces tan fuerte y pesada y siempre pienso lo peor, un derrame un infarto o que morire, he tratado de cambiar mis pensamientos negativos pero a veces mi cuerpo me gana… dormir me agrada mucho porque descanso pero a veces esa sensacion de irrealiadad es la que me atormenta, de igual manera sigo mi vida normal, salgo comprato con mi familia, viajo entre otros… por fa si me puedes ayudar te lo agradeceria… dime que no es nada mortal o malo… gracias…

     
    • Psinergia

      6 julio 2016 at 12:09

      Buenas tardes.
      Los síntomas que relatas son los que acontecen en una crisis de ansiedad: sentido de irrealidad (desrealización), palpitaciones, mareo, sudor abundante, escalofríos o sofoco, sensación de ahogo o falta de aliento, opresión en el pecho, sensación de entumecimiento u hormigueo en las extremidades; miedo a perder el control, a volverse loco o a morir. Si te hicieron pruebas médicas y no hallaron nada físico, es muy probable que fuera una crisis de ansiedad.
      Llega a su pico máximo en cuestión de minutos, por lo general, menos de 10 minutos, pero se hace una eternidad. Es una experiencia muy muy desagradable y angustiante.

      Para tu tranquilidad, una o mil crisis de ansiedad, por sí solas (habría que tener en cuenta factores de riesgo: hipertensión, diabetes, factores hereditarios,…) no provocan un accidente cardiaco, ni una embolia, ni una trombosis, ni volverse loco. Si quieres puedes documentarte en la abundante bibliografía que existe sobre el tema.

      Por lo general, la respuesta más común es tomar ansiolíticos. Es la respuesta fácil y rápida. Las crisis de ansiedad, que no tengan su base en causas físicas (como por ejemplo una alimentación con un sobreexceso de carbohidratos), han de ser atendidas por profesionales de la psicología. Y, por supuesto, puede ser complementada con psicofármacos en momentos puntuales durante el tratamiento psicoterapéutico.

      Las crisis de ansiedad son un grito del cuerpo que está diciendo: “¡Para!¡Ya no puedo más! Escúchame, necesitas un cambio. Atiende esos temas no resueltos o pendientes. Deja de aguantar o mirar para otro lado”.
      Lógicamente, se tiende a querer eliminar esa sintomatología tan desagradable lo más rápida y fácilmente posible, y ponemos únicamente tiritas (medicación) y/o no atendemos adecuadamente lo que nuestro cuerpo nos está diciendo. Con el tiempo y si no se atiende adecuadamente puede llegar a generar un problema más grande. Como pasaría, por ejemplo, si tuviéramos diabetes y siguiéramos con nuestra dieta de siempre. Puede derivar en un trastorno de pánico, y complicarse con agorafobia. Incluso puede derivar o agravar una depresión.
      Con mucha frecuencia, en cuanto retiramos la medicación, el problema vuelve a surgir. Es puro sentido común: lo que no se resuelve sigue pugnando por salir. Es una falta total de escucha a nosotros mismos, un darse la espalda, abandonarse. En realidad, mirado de una forma “positiva”, es una oportunidad para tomar decisiones y evolucionar. Aún con el miedo que nos suele provocar el cambio (salir de nuestra zona de confort).

      La terapia psicológica ayuda a identificar con claridad cual o cuales son esos asuntos y/o características personales que necesitan ser atendidos, para hacer un trabajo personal y dar respuesta a nuestras necesidades acompañados de un profesional. La solución no está sólo en pensar en positivo. Difícilmente uno puede cambiar algo en lo que no cree. Creo que además hay que profundizar para dar una respuesta global y abandonar las fórmulas mágicas a las que estamos acostumbrados a seguir. Sí, a veces es doloroso, otras despierta nuestros miedos,… y, es cierto, es necesaria una dosis de valentía para afrontar un problema que no se solucionará enterrándolo o mirándolo y diciendo “ya pasará”. Invertir en uno mismo para ganar, en lugar de aguantar para ir tirando.

      Un saludo afectuoso y ánimo.
      M. Angeles Molina.
      Directora y Psicóloga de PSINERGIA.

       

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: